Hace ya unos meses, una mujer que admiro me invito a que realizáramos un trabajo juntas, el cual implicaba que ella y yo nos coordináramos para que obtuviéramos los resultados esperados, una investigación que implicaba el manejo de grupo con un tema complicado (no puedo contar más por motivos de confidencialidad).

Aclaro antes de iniciar que, con toda consciencia de que debo de-construir en mí esa falsa modestia que nos enseñan a las mujeres (porque en vez de modestia es una trampa en la que las mujeres aprendemos que no sobresalir está bien). Dejando de un lado lo anterior, les cuento, que lo hicimos realmente bien, nos preparamos, sopesamos las posibles dificultades, se nos presentaron otras, como suele suceder, las enfrentamos estoicamente, obtuvimos la información necesaria para continuar el proyecto. En fin, terminamos ese día de trabajo contentas y nos dirigimos a nuestro bar de preferencia para beber una cerveza y así festejar el logro, en el proceso le contamos a otra persona sobre lo bien que nos había ido. La sorpresa con la que nos encontramos al contar nuestra experiencia es la razón de esta columna.

-        Nosotras como… Batman y Robin, como Sherlok Homes y el Dr. Watson – dijo Silvia, mi compañera y amiga – e inmediatamente advirtió que solo venían a su mente amistades emblemáticas conformadas por varones.

Hicimos entonces un esfuerzo por pensar en amistades de mujeres, debo decir que ahora frente a mi ordenador puedo pensar en varias, pero en ese momento no venían, más que mujeres de la comedia como – “La Guayaba y la Tostada”. Ahora pienso que esa diada escuche en mi infancia muchas veces, cuando un varón aludía a que dos mujeres estábamos juntas, pero con una connotación de “que chismositas”. Claro ¡Porque las mujeres no podemos hablar de cosas importantes, solo de banalidades! Eso según la ideología popular y el patriarcado que se encuentra en medios de comunicación que construyen personajes que recogen saberes populares pero también continúan reforzando figuras femeninas y masculinas estereotipadas.

Este hecho de la cotidianidad que pudiera parecer insignificante no lo fue para nosotras, era evidente que no teníamos de primera mano referentes de amistades femeninas emblemáticas, porque muchos significados disponibles sobre la feminidad nos llevan a separarnos y vernos como extrañas.

Porque aunque muchxs sigan insistiendo en que nada tiene que ver el lenguaje con la transformación de la realidad, no es así. Refranes como mujeres juntas ni difuntas siguen permeando nuestra subjetividad y nuestros actuares cotidianos, como señala Guzmán (2002) los refranes son estrategias argumentativas donde la comunidad reconstruye sus premisas, que encapsulan saberes cotidianos y se convierten en tradición oral.

Así que este escrito es una invitación para todas, ¡Ayúdenme a recordar parejas de mujeres emblemáticas! Para saturar mis columnas con sus historias, hagamos escritos, dibujos, líneas sobre ellas, transformemos ese discurso patriarcal, que nos lleva a acordarnos solo de ellos. Hagamos refranes, cuentos, historias que nos recuerden que podemos, convivir, trabajar, vivir juntas, creciendo y apoyándonos la una a la otra.

 

 

Bibliografía

Guzmán Díaz, Josefina, "Mujeres juntas sólo difuntas". Ideología, poder y refrán Cuicuilco [en línea] 2002, 9 (enero-abril): [Fecha de consulta: 21 de noviembre de 2016] Disponible en:<http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=35102411> ISSN 1405-7778

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Autoras

Aureliana es una mujer que pasa sus días armando rompecabezas y buscándolos. Quiere resolver el mundo. Quiere eliminar cualquier tipo de jerarquía que esclavice.

Aureliana

Artista visual que escribe cuando el mundo de mierda se le viene encima.

Betza Violencia

Mujer, feminista, psicóloga clínica y psicodramatista en formación, busca en su trabajo la vinculación del Arte, herramienta que permite puentes entre la razón, la emoción, el mundo interno y el que puede ser exteriorizado en la creación humana. Actualmente trabaja en el Centro de Atención Psicológica, Arte y Consultoría como psicoterapeuta y en la creación de proyectos artísticos con enfoque terapéutico.

Eliza Tabares

(Estado de México, 1992) estudió Lengua y Literaturas Hispánicas en la UNAM. Decimonónica. Apasionada. Feminista porque no hay otro modo de ser, otro modo de ser human@ y libre.

Estefania

Lidice Villanueva

Magally Gallegos

Ninde

Noyola